Archivo de la etiqueta: #50sombras

EL HOMBRE DEL TRAJE GRIS

Soy del color de tu porvenir,

Me dijo el hombre del traje gris

no eres mi tipo le conteste,

Y aquella tarde aprendí a correr”

Nacidos para perder/ Joaquin Sabina

wpid-fa4d630fdb537919598b9efbe186712b.jpg

Por culpa de una mujer Inglesa de nombre E.L. James, el mundo se puso de cabeza hace unos dos años y de nuevo la semana pasada. Y solamente por el pequeño detalle de que a la señora se le ocurrió escribir tres libros sobre una historia de romance, aventura y nada más y nada menos que aderezarada o más bien, protagonizada por enormes dosis de erotismo.

Libros sobre romances hay muchos y libros eróticos también, pero resulta que ésta inteligente señora le dió al clavo al crear un personaje que resultara totalmente atractivo para el sexo femenino. Un personaje que combinara las características que hiciera que las mujeres al leer sus libros no hicieran otra cosa que suspirar por el susodicho en cuestión; el personaje es el ahora famosisimo Christian Grey. Hombre joven, exitoso, guapo y apasionado, que su único “defecto” son sus gustos para eso de conseguir placer.

Yo leí en ese entonces los 3 libros, siempre me ha gustado leer, pero la verdad ésta trilogía no era así como que del tipo de lectura que me gusta. Pero claro que ¡la curiosidad mató al gato!.

wpid-d48a5e777903c5aef5449ba0f69f0107.jpg

El primer libro me pareció muy divertido, fácil de leer, sin ningún pretensión literaria mas que entretener, crear morbo y por supuesto vender, he de confesar que para el segundo libro yo ya alucinaba al mentado Grey por posesivo y manipulador, y para el tercer libro, ya me causaba risa lo que debería de ponerme bien prendida. No es que sea un libro mal escrito, simplemente es un libro un tanto mediocre y dista mucho de ser una obra de calidad, como otros libros de la literatura con toques eróticos como lo son Lolita, el Amante, Las Edades de Lulú o Los Trópicos de Cáncer y Capricornio de Henry Miller. Pero les puedo asegurar que ninguno causó el revuelo que el dichoso libro de las sombras de Grey. Lo leíamos y lo comentábamos, fue la plática durante meses, había chistes pícaros y personas que jamás habían leído, esperaban ansiosas la salida del nuevo libro.

wpid-a2a8f871b2fd9c0ff72219fbd13c4c3a.jpg

La cosa no quedo ahí, como buen producto de mercadotecnia la historia tenía que llegar a la gran pantalla y terminar de poner de cabeza a el mundo. Por fin después de un año de espera llegaba al cine las famosas 50 sombras de Grey, con un montón de expectativas con respecto a sus protagonistas, y sí las escenas de sexo serían tal cual describía de manera tan explícitas el libro.

Yo confieso que me moría de ganas de verla, así que me organicé con mis amigas Vicky y Gaby, para ir a ver el estreno mundial. La verdad fueron días muy divertidos poniéndonos de acuerdo y haciendo chistes sobre el Sr. Grey. El gran día llegó, y no saben que padre fue ver el cine lleno de mujeres de distintas edades, en grupos de amigas listas para ver el dichoso estreno. La película, que en lugar de ser una más, se convirtió en un mega cafecito de señoras muy pero muy divertido.

wpid-1b321e813661eb521dbb9d5fba2fc2b7.jpg

La película en sí es tan churra como el libro, pero divertida; a algunas les gustó mucho, otras salieron decepcionadas. Yo en realidad solo pensé que no vi nada más escandaloso que no hubiera visto en 9 semanas y media, Nymphomaniac o alguna película de ficheras o de esas de cine de autor de los años 70.

El protagonista muy chulo, pero como yo ya chocheo, no me emocionó que un plebe que podría ser mi hijo me diera de latigazos, si en su caso hubiera sido Robert Downey Jr. otro gallo nos cantara; y además al Sr. Grey lo terminó opacando la niña Anastasia, protagonizada por Dakota Johnson, que es miembro de una de esas dinastías de Hollywood y al igual que su abuela la musa de Hitchcock Tippi Hedren y su mamá la Working Girl Melanie Griffith, con un solo papel ya anda en boca de todo mundo.

wpid-img_20150218_184423.jpg

Pero el asunto que se desató de ésto de las sombras, es lo que más me llamó la atención. El revuelo por algo que deberíamos de tomar como diversión y que como parte de el libre albedrío, decidir si tengo ganas de ir a ver una película o leer un libro sin ser señalada con adjetivos que denotaban en algunos casos hasta coraje, una especie de estigma por el sólo hecho de divertirse, y lo peor, que la mayoría fuesen mujeres hacia otras mujeres; señalando una falta de “algo” o el exceso de “otro”. Que feo que en estos tiempos nos escandalice algo tan simple, que si bien no es el tipo de película que quiero que mi hija de 13 años vea, me parece que es un producto que no daña a ningún adulto con la suficiente madurez como para ver solo mercadotecnia pura en ella y si preocuparnos por que ésto  es parte de lo que consumen nuestros hijos, junto con historias de vampiros lujuriosos, juegos del hambre en donde se matan unos a otros o historias del héroe rebelde y golpeador de 3 metros sobre el cielo, que enamoró a las adolescente mucho antes que Mr. Grey y que debemos aprender a explicarles y mostrar que el amor no es eso que ven en una película de moda. En lo personal creo que existen peliculas con tono erótico realmente interesantes y verdaderamente fuertes como el Último tango en París, y no ésta mezcla de cenicienta con video de Madonna, me asusta más lo que veo y escucho de repente en youtube, por que es lo que pueden ver y escuchar nuestros hijos, es más me trauma más uno de esos videos o programas de MTV, por lo menos en nuestros tiempos si empezaba una película “fuerte” en la tele, como aquella de las pirañas aman en cuaresma, te mandaban a dormir y punto y no como hoy en dia,  que con un solo click tus hijos puedan ver el material más explícito.

A mi las 50 sombras no me dejó mas que una anécdota muy divertida con mis amigas, y resulta que el dichoso hombre del traje gris con todo y su lana y su belleza ¡no nos dominó!.

wpid-ca4efd85b061907cdaff76f55e96b930.jpg