EL AMOR DESPUES DEL AMOR

Nadie puede

y nadie debe vivir

vivir sin amor”

wpid-73e7fd80704521cdc1cbe586a98e6f95.jpg

Hace unos meses estuve participando en un taller sobre equidad de género y violencia contra la mujer.

Uno de los días del taller trabajé con un grupo formado sólo por mujeres y las invité a realizar varias dinámicas, una de ellas consistía en una lectura en la cual se hablaba sobre como solemos relacionarnos las mujeres  con los hombres en las diversas etapas de nuestra vida. Después de la lectura las invité a compartir sus experiencias conmigo y si se habían sentido identificadas con la lectura. Una a una me fueron contando sus historias, algunas tristes y otras divertidas, o aquellas que les habían dejado una enseñanza.

Al final una de ellas me dijo que ella me podía  platicar su relación con su padre, con sus hermanos, con amigos o con compañeros de trabajo, pero que no podía hablarme de una relación de pareja, por que ella nunca se había enamorado. Yo en ese momento reaccioné con nerviosismo, no sabia que responder, ¿Cómo nunca se había enamorado?; ella me respondió que claro que le habían gustado hombres en su vida y que inclusive tuvo sus novios, pero que no podía llamar a esas relaciones como amor, me decía, – se lo juro licenciada yo nunca he sentido eso que describen como amor y no sabe las ganas que tengo de sentirlo, soy una mujer muy alegre y quisiera compartir mi alegría pero con alguien que en verdad me haga sentir amor -.

wpid-6842c2685c510e60bf031ec095d5385e.jpg

En mi vida profesional he escuchado muchas historias impactantes, pero ninguna me impacto tanto como escuchar a alguien decir que no conocía el amor.

Creo que yo, aunque no lo parezca, soy una persona romántica, o de plano soy una romántica de closet. Tal vez no soy fan de los discos de Luis Miguel, esos de los romances, o de tener objetos en forma de corazón. Tampoco me la paso suspirando como la niña gordita de la novela de carrusel; pero escucho trova con sus amores y desamores y mis películas favoritas son las de amor de esas que hasta caen en lo cursi.

El amor lo viví muy de cerca desde niña. Cuando yo nací mis abuelos ya tenían más de 25 años casados y enamorados, así que yo diario veía en ellos a una especie de pájaros del amor, pero sobre todo, siempre vi entrega y dedicación de parte de uno hacia el otro, con decirles que mi abuela rezaba pidiendo morir antes que mi abuelo, por que ella no podría vivir un instante sin él, así era ella, muy intensa.

wpid-eff82bc75ada6d4825d06ff709b8787b.jpg

Mí experiencia en el amor va desde los tiempos en que me enamoraba de Terry el de Candy o de Benny de timbiriche, y de adolescente enamorada del Karate Kid o del vocalista de los hombres G, ese amor tan padre que tenemos por los imposibles, el amor que idolatra y que te hace recortar revistas o besar un poster en tu pared, al amor real ya sea el primer amor ese que piensas que será el único y que te deja bonitos recuerdos de un primer beso o una tarde tomados de la mano, o aquél otro que te deja medio chiscado, amores fugaces que duraban lo mismo que tus vacaciones o aquél amor alegre que de repente así como llegaba se desaparecía. Ese amor que te hace buscarlo distraída hasta que un día lo encuentras tan cerca de ti que ya no lo dejas ir.

wpid-63dd27343e4b89b2032cd0439bb76ba8.jpg

Yo si soy bien fan del amor, y como José José hasta pido un aplauso para él y para sus historias.

Para los amores apasionados.

Para los amores del tipo de Romeo y Julieta o como el del amor en los tiempos del cólera.

Para el amor imposible pero que se  desata en hermosas canciones o en una cursi telenovela.

En el amor de años o en el amor de instantes, en el amor ciego y en el que te hace avivar tus sentidos.

En el amor que nunca se olvida y el que prefieres no recordar.

El amor que se siente tranquilo y en el que como el mar siempre regresa, el amor de lejos y el de tan cerca que nos fusiona con otra persona.

El amor que te hace reír pero también llorar.

El amor que se queda en silencio y el que se grita a los cuatro vientos.

El amor que se pierde y el que te hace encontrarte.

El amor que te hace tener ganas de ser eterno y el que te hace sentir que mueres.

Al que le temes pero que nunca pierdes la esperanza de vivirlo, ése amor que sólo se puede vivir entre dos sin dejar de ser uno mismo.

Amor que provoca locura y sensatez al mismo tiempo, el amor que puedes sentir mil veces o sólo una vez en la vida, el amor, así simplemente, después del amor.

wpid-img_20150213_001354.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s